​Las 5 Mejores Cámaras Para Moto

Mejores cámaras para moto

¿Te gustaría grabar tu ruta en moto? ¿Poder recordar esas rutas o fardar con tus colegas?

Es posible con una buena cámara para moto.

Pero estas cámaras me encantan por más cosas.

Pueden servir para conocer nuestros hábitos de conducción…

O incluso para controlar los ángulos de la parte trasera, evitando así puntos muertos que puedan llevarnos a un accidente.

Y como hay tanta “basura” entre la que escoger, he preparado esta comparativa en la que encontrarás las mejores cámaras para moto (en mi opinión) del mercado.

Aquí vas a encontrar cámaras para instalar en el body de tu moto. Si lo que buscas son cámaras para poder colocar en el casco, estamos preparando una guía diferente.

¿Cuál es la mejor cámara para moto?

Mejor cámara para moto IXROAD Dash Cam

¿Te preocupa no poder captar todos los detalles de la carretera? con las cámaras IXROAD lo controlarás todo gracias a su gran angular de 150º.

Por el precio de este artículo te llevas dos cámaras, para situar en la parte frontal y trasera de la moto.

Gracias a su gran resolución de 1080P full HD, y a sus sensores especiales Sony IMX323N, no se te escapará nada.

Tampoco debe preocuparte la calidad de la cámara en tus salidas nocturnas, y es que cuenta con tecnología Startlight para grabar vídeos claros, aunque las condiciones de visibilidad no sean muy buenas.

Admite una tarjeta con una capacidad de almacenamiento máxima de 256GB. Los vídeos se graban bastante comprimidos, por lo que podremos tener bastante contenido, de calidad, sin que se sature la memoria con rapidez.

Podrás visualizar lo que enfoca la cámara a través de su pantalla de 3’’. También podrás usarla para ver los vídeos que ya se han grabado.

En cuanto a su forma de conexión, podrás elegir cable o WiFI. La conexión por cable es más retrictiva, pero te permite hacer funciones como tomar fotos, grabar audio o bloquear el vídeo en una determinada toma.

Una de las grandes dudas que me venía a la mente al comprar una cámara para moto es si la imagen no saldría demasiado movida.

Para evitarlo, este modelo cuenta con tecnología anti-Shake G-sensor que nos garantiza una óptima estabilidad. Incluso hasta puede detectar la inclinación o colisión para mejorar el resultado final del vídeo.

¿Te parece poco? Pues todavía tiene una función que te va a encantar: admite la integración de un módulo GPS externo que te ayuda a tener más información sobre la ruta, la velocidad, entre otros datos de interés.

También es impermeable, con grado IP67.

En el contenido del producto se incluye todo lo necesario para el montaje (como soporte para manillar, tornillos, base de lente y cables de alimentación y de extensión).

 

Las Mejores Cámaras Para Moto

Además del modelo anterior, estos son los otros que también deberías de considerar comprar:

​La mejor cámara impermeable para moto

Cámara para moto Best4U

La verdad es que el modelo BestAU no es demasiado diferente del anterior, aunque tiene una característica que la hace única: su grado de impermeabilidad.

Es resistente al agua según el certificado IP68. Esto quiere decir que las lentes aguantan el polvo y que pueden soportar una inmersión en el agua de 15 cm – 1 metro durante media hora.

Salvo el monitor (que no resiste el agua) se puede usar durante la lluvia o cuando las condiciones del medio son complicadas.

Su calidad de imagen es bastante buena debido a su lente dual de 720p. Como en el caso anterior, recibiremos el vídeo a través de una pantalla LCD con 3’’ de tamaño.

Si estás conduciendo, o quieres dejar la cámara grabando por algún motivo, puedes activar su función de grabación automática. Se puede programar para que se active cuando un objeto se mueve por la cámara.

La calidad de su visión nocturna también es muy interesante.

En cuanto a su capacidad de memoria, podemos integrarle una tarjeta de entre 8 – 32 GB DE CLASS6.

Para evitar perder el contenido que buscamos grabar, si la tarjeta se llena, el sistema sobrescribirá automáticamente las grabaciones más antiguas.

 

​La cámara para grabar en moto con mejor relación calidad/precio

Cámara para moto UYIKOO

Uyikoo nos proponete una cámara muy portátil que se puede integrar con bastante facilidad en una motocicleta, bicicleta, además de poder usarse en muchos deportes.

Te la recomiendo si buscas algo más pequeño y versátil: ten presente que solo mide 18 x 12.8 x 5.8 cm y su peso es de tan solo 300 gramos.

Su calidad no es tan alta; aunque si bien es cierto que se puede subir de 720 a 1080p, el angular de 120º no capta tantos detalles como los dos modelos que ya te he indicado.

Tiene un funcionamiento inalámbrico, por lo que te puedes olvidar de cables. Con tan solo una carga (a través de un cable USB), nos ofrece una autonomía 3,5 horas. Funciona a través de una batería externa que podremos extraer para cargar con más comodidad.

Requiere de una tarjeta SD para funcionar, para grabar el vídeo. Es compatible con tarjetas de hasta 64GB de capacidad.

Dependiendo de la calidad elegida, podrá grabar vídeos de entre 3-5 minutos como máximo.

No te hará falta comprar accesorios de montaje, ya que todo esto se incluye en el coste del artículo. También trae una cuerda portátil.

Es una opción perfecta para todos aquellos que buscan una cámara para grabar en moto de calidad, a un precio ajustado.

 

​La mejor cámara para moto barata

Cámara para moto Broco Dash Cam

Aunque te he indicado algún modelo más económico, esta cámara para moto destaca por tener un precio bajo y es posible encontrar alguna oferta o cupón para tenerla a un coste todavía más bajo.

La Broco Dash Cam para moto nos permite alcanzar una calidad de imagen de vídeo de hasta 720p (equivalente a una resolución de 1280 x 720 píxeles). Se puede ajustar en otras resoluciones, como 480p.

Cubre un ángulo de 130º y hasta se puede extraer para conseguir un ángulo todavía más amplio, para captar más destalle.

Cuenta con función de bloqueo de emergencia y de vigilancia de estacionamiento, suponiendo un plus muy interesante para reducir la posibilidad de robo o de que se produzca un acto vandálico.

También es muy resistente al haberse diseñado con material ABS, pero no se debería usar bajo la lluvia al no poder evitar las infiltraciones de agua.

Admite una tarjeta de de memoria con una capacidad de entre 2GB – 128 GB (Class6). Graba en formato AVI compromiso (con códec de compresión H-264) para que los vídeos ocupen poco y pierdan la mínima calidad posible.

Dependiendo de la calidad elegida, puede grabar entre 35-50 minutos de vídeo, tomando como referencia una tarjeta de memoria de 8GB.

 

​La cámara de moto más fácil de instalar

Cámara para moto Vsysto Dual Dash CAM

Lo último que quería al comprar una cámara de moto es tener que complicarme mucho con la instalación. El modelo de Vsysto puede ser algo más caro, pero también es más sencillo de instalar.

Las instrucciones son muy detalladas y todos los accesorios sin independientes, para que puedas instalarlo sin ayuda.

Este artículo comprende 2 cámaras que se sincronizan con una pantalla LCD de 2’’. Al ser una pantalla pequeña, es más fácil de integrar en cualquier parte (por ejemplo, debajo de la moto, si no te hace falta controlar el vídeo en tiempo real).

Su calidad es de 1080p, perfecta para apreciar hasta el más mínimo detalle.

Es una buena opción para todos aquellos que queremos ver la noche con total claridad: trae función de súper visión nocturna para conseguir la máxima calidad cuando ninguna calidad puede “ver” nada.

Tiene función de WiFi para conectar la cámara con el teléfono móvil en tiempo real. Lo único que tendremos que hacer es descargar una app para que se sincronicen.

Si te preocupa tus salidas lluvias, la pantalla es resistente al agua certificación IP65, y las cámaras lo son según la certificación IP67.

Acepta tarjetas de memoria de hasta 128GB y graba vídeo en formato MOV.

 

​Cómo elegir cámara para moto: Guía de compra

Para elegir una buena cámara para moto, como ocurre con cualquier producto, existen algunos criterios que deben considerarse.

En esta guía de compra te enseño las características clave que deberías revisar.

​Calidad de la imagen

Para evitar maldecir la calidad del vídeo en cuanto lo veas, lo primero que debes hacer es consultar la calidad de la imagen que graba la cámara.

Para ello, te tienes que ir la resolución.

·Lo más habitual es que te permita grabar ya en calidad 1080p, que es una resolución muy buena.

·Los modelos más económicos no pasarán de 720p, incluso hasta de 480p. Estos últimos no te los recomiendo.

·También hay cámaras capaces de grabar en 4K (UHD Ultra High Definition). Sin embargo, su coste es bastante alto.

Materiales

Las cámaras de vídeo para motos tendrán un coste más o menos elevado, pero siempre requerirán una inversión por tu parte.

Si quieres que duren mucho tiempo, asegúrate de elegir un modelo que se haya diseñado con materiales de gran calidad, aunque tengas que pagar un poco más.

El metal, el acero inoxidable, incluso el plástico de calidad, son materiales que dan mucho de si y tienen pocas desventajas.

Si tienes alguna duda sobre la calidad de los materiales, hay un truco que nunca falla: confía tan solo en buenas marcas.

​Campo de visión (FOV)

El campo de visión puede definirse como el área total que la lente es capaz de capturar.

Generalmente, encontraremos 3 tipos de cámaras para moto según su FOV:

·Ancho: cubren un área que oscila entre los 160 y los 170 grados.

·Medio: abarcan una zona de entorno a los 140 grados.

·Estrechos: al área que cubre es más bien reducida, de 90 grados.

Dependiendo de lo que se busque, elegiremos un FOV más o menos amplio.

A no ser que nuestro presupuesto sea muy justo, o no necesitemos captar un área muy amplia, podemos elegir una cámara para moto con FOV estrecho.

Conexiones

A no ser que te quieras tirar todo el día conectado cables, te interesa comprar un modelo que sea fácil de instalar, y aquí es donde las conexiones entran en juego.

·Las cámaras de moto cableadas requieren de un mayor juego, ya que habrá que buscar la forma de integrar los cables y de pasarlos de tal forma que no dificulten la conducción. Su gran ventaja es que permiten conseguir una mejor calidad de imagen y no suelen haber cortes.

·Las cámaras de moto inalámbricas (WIFI o Bluetooth) son las más cómodas de utilizar, ya que solamente se sincronizan con una pantalla o teléfono móvil y comparten la imagen. A cambio, son más susceptibles a las interferencias del medio, por lo que se podría perder la señal en cualquier momento.

Algunos modelos nos permiten elegir si conectarlos por cable o de forma inalámbrica, incluso hasta intercambiar entre los dos modos, según nos interese en cada caso.

Autonomía

Tanto como si las cámaras funcionan con batería, como si también lo hace la pantalla, tendremos que considera la autonomía de cada uno de los elementos.

Podemos definir la autonomía como el tiempo de duración de la batería después de haberse realizado una carga completa.

Después de haber invertido tanto en la cámara, lo último que quieres es quedarte sin batería en la primera hora de viaje.

Lo más interesante es que la batería esté diseñada para durar más de 2-3 horas sin agotarse. Y si esto ocurre, el sistema de recarga debería ser versátil (por ejemplo, que se le pudiera integrar una batería USB o hasta cargarla usando nuestro teléfono móvil).

Memoria

Si tu intención es comprar la cámara para moto con el objetivo de grabar vídeo, entonces te interesa este criterio.

Los modelos de cámaras suelen llevar un slot especial que permite integrar una tarjeta de memoria para grabar vídeo.

Lo más normal es que no haya problemas de compatibilidad, pero los modelos más antiguos no son compatibles con tarjetas de memoria de capacidad más allá de los 64GB o de los 128GB.

También tendrás que saber si la tarjeta está incluida o se compra aparte, el tiempo de grabación espacio que podrás conseguir por cada GB de grabación, y lo que ocurre si la tarjeta se llena (si ya no puede grabar más, si sigue grabando sustituyendo archivos antiguos, etc.).

Resistencia al agua

Por mucho cuidado que tengas, llegará un momento en el que te pille un chaparrón a mitad del trayecto.

El problema es que hay algunas cámaras que no resisten la lluvia y se estropearán en el momento en el que se infiltre agua.

Para comprobar si la cámara es resistente al agua no basta con que lo asegure la marca, sino que habrá que comprobar su nivel de certificación IP.

Te ahorraré trabajo para que no tengas que estar revisando que significa cada número: a partir de una certificación IP 67 será suficiente para garantizarte que la cámara resistirá el polvo, incluso la entrada de agua a presión.

Si buscas un modelo que se pueda sumergir, tendrás que buscar una certificación más elevada.

Otras funciones

Además de las características descritas, no estaría de más que la cámara contase con estas prestaciones:

·Sistema de estabilización de imagen: siendo realistas, la cámara se va a mover, y mucho. Si no queremos tener un vídeo mareante que no seamos capaces de ver hasta el final, infórmate de si la cámara tiene algún tipo de sistema de estabilización de imagen para lograr vídeos más nítidos.

·¿GPS?: también es posible encontrar modelos que integran módulos para conectar un aparato GPS, o que ya lo integran directamente. Esta función es muy práctica para capturar tu ubicación, conocer tu velocidad exacta, incluso hasta obtener datos de la climatología.

·Conexión inalámbrica: algunos modelos integran WiFI, otros Bluetooth, NFC u otros sistemas. Te animo a que busques las ventajas de cada sistema y los inconvenientes, para determinar que es lo que más te conviene.

Con estos datos ya podrás elegir la mejor cámara de motos del mercado.

 

Aquí termina esta guía de compra. ¿Te he ayudado a encontrar la cámara perfecta para tu moto?

Espero que vuelvas a confiar en mis guías en un futuro.

Otras guías de compra que te interesarán para tu moto:

Deja un comentario